Nada es imposible para Dios

  • En oferta
  • Precio habitual $12.99


Para el hombre hay cosas imposibles, pero todas las cosas son posibles para Dios. Dios honró la oración de Kathryn Kuhlman: No quites tu Espíritu de mi. 
No soy nada cuando la carne se interpone en el camino. Dios, ¡no me moveré sin Ti!. 

Y el resultado de esa oración fueron personas sanadas, restauradas y salvadas. 
Ella exclamaba: Póngase de pie y acepte su sanidad. 
Venga adelante y cuéntenos lo que Dios ha hecho. 
Y las personas pasaban a testificar, de a cientos: niños, adultos, ministros de todas las denominaciones. 

Mirándolos con ojos llenos de compasión, ella decía Usted tiene sed de Dios, y al tocarlos, todos caían bajo el poder del Señor.